Diario de una mamá: Sueños

¿No os pasa que a veces os acostáis pensando cosas y luego soñáis con ellas? O que estáis deseando soñar con alguien o algo y sin embargo no aparecen en vuestros sueños… Quizá soy yo la rara, pero de sueños va la cosa…

Esta noche he soñado que escribía este post. En realidad no se si esto que estoy escribiendo ahora es lo que estaba escribiendo en ese momento, pero el sueño iba sobre escribir de sueños…

Y es que a veces la mente juega contigo. Cuando tienes preocupaciones o pensamientos que intentas desterrar de tu día a día te los trae por la noche a la cabeza.

Hacía mucho que no soñaba con mi abuelo, falleció hace muchos años, pero me encantaba soñar con él, para no olvidarme de como era, aunque por desgracia el sonido de su voz se ha extinguido. Hoy estábamos en la playa, con mi hijo, y me hacía reflexionar si lo estaba haciendo bien con él. Llevamos unas noches muy malas en las que Óliver tiene lo que creemos son “terrores nocturnos”. Le cuesta coger mucho el sueño y cuando lo hace, es un sueño inquieto en el que acaba pegando alaridos y chilando. Despierta a todos, incluso a su hermana, y hay veces que no hay manera de consolarle.

Ya no sabemos qué hacer, lo hemos intentado todo, así que esta semana vamos a ir a un profesional. Oliver lleva durmiendo mal desde que nació prácticamente, pero habíamos conseguido una estabilidad que ha desaparecido… y ya no es un bebé que no duerme, es un niño que sufre durmiendo. Así que igual mi abuelo tiene razón y algo estamos haciendo mal, ya os iré contando.

También he soñado con una amiga, que ya no sé por qué no es amiga. Un día dejó de hablarme, nunca he entendido muy bien por qué. No hubo pelea y si le hice algún mal nunca me lo dijo. Hoy he soñado con ella, en el sueño no nos hablábamos tampoco, nos cruzábamos porque su sobrina y mi hijo se hacían amigos y teníamos que coincidir… Sólo se que pensaba en el sueño que nos teníamos que perdonar, al final salían sonrisas cómplices cuando nos cruzábamos las miradas, y acababa con la sensación de que cuando estuviéramos preparadas el tiempo arreglaría nuestra amistad. ¿Raro verdad?

Mi persona favorita para soñar es mi padre. Falleció hace dos años, y a pesar de que no éramos uña y carne, le echo mucho de menos, me acuerdo todos los días de él… y es con el que menos sueño.

Me gusta soñar con él, porque hablo con él, cosa que en los últimos momentos a penas hice, me refiero a tener una conversación de verdad. En dos meses le diagnosticaron cáncer y falleció. yo no pensaba que se fuera a morir. Si no creo que hubiera hablado más con él. Se quedaron tantos cosas pendientes que decir… pero él la verdad que en los últimos días tampoco era él… por eso me gusta hablarle en sueños, aunque siempre le acabo diciendo que se que está muerto y que por qué se ha tenido que ir así.

En fin cosas de sueños… luego por la mañana cuando te despiertas intentas buscarles explicación, a ver si la tienen, pero no siempre se la encuentras ¿verdad?

 

Y vosotros ¿soñáis?¿con qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *