Diario de una mamá: La soledad

Vivimos en una sociedad que no está preparada para tener hijos, o eso nos han querido vender. en mi generación ibas al colegio y aspirabas tener una carrera universitaria para ser independiente ganar un buen sueldo y vivir. Sólo se olvidaron de decirnos que compaginar ser madre y tener una carrera profesional iba a ser una carrera de obstáculos.

Cuando era pequeña, la mayoría de las mamás de mis amigos no trabajaban. Les llevaban al cole, les recogían al medio día para comer, los volvían a llevar y a la hora de la salida estaban esperándoles en la puerta con la merienda.

En mi caso mi madre cuando yo tenía dos años, tuvo que reinventarse, ser “madre emprendedora” lo llaman ahora, porque nadie le daba trabajo con una niña pequeña, y obviamente los horarios no eran compatibles con la maternidad.

Mi madre no renució a su carrera laboral por tener hijos, pero tampoco renunció a tener hijos por su carrera laboral. Haciendo encaje de bolillos se las pañaba para llevarme al colegio y recogerme, entre clases extraescolares y muchas horas yo en su negocio, pero a su lado.

Y aquí viene mi reflexión de hoy. Hoy soy madre y entiendo la soledad de la maternidad. Por suerte o por desgracia, mi madre no tenía apoyo de unos abuelos que se ocuparan de mi mientras ella trabajaba. Como he dicho hacía todo lo posible por no perderse nada de mi desarrollo estando con ella, y trabajando como la que más para sacar un negocio a flote. Mi padre estaba ahí, pero como mero espectador, no se le podía pedir más, él también trabajaba y traía un sueldo a casa, pero las tareas de la casa y mi cuidado eran cosa de mamá. No es nada raro, esta sociedad machista de los años 80-90 perpetúa hoy en día. Los hijos son de las madres se suele decir. Y a pesar de que muchas cuentan con “la ayuda” de sus parejas (digo ayuda, porque en una sociedad paritaría no sería ayuda, sería la corresponsabilidad de dos personas, hombre o mujer, con los mismos derechos pero las mismas obligaciones respecto a la crianza de los hijos, el cuidado de la casa, las responsabilidades familiares…) Está bien visto que un hombre trabaje fuera de casa las horas que hagan falta, sea de día o sea de noche, lo hace por su familia, por el bien de su hogar… que esa misma profesión la ejerza una mujer… algo oscuro esconderá si llega a las 10 de la noche de trabajar, o si tiene turno de noche, malamadre le dirán algunos por perderse la hora del baño o de la cena…

Y te das cuenta que eres madre, y que en muchos aspectos estás sola. Tanto si te quedas en casa, como si trabajas. ¿En quién te apoyas? Si tienes suerte en una madre un familiar, ¿si no? Hace falta más tribu, más criar como se hacía antes. En general no tengo amigas-madres, no se lo plantean, la situación económica en la que vivimos no se lo permite… Cuando das a luz, en el posparto, por muy contenta que estés por el nacimiento de tu hijo, las hornomas pueden causarte una mala jugada. A veces te sientes deprimida, o triste, con ansiedad. O simplemente la maternidad no es el camino de rosas que habías pensado. Las tomas eternas, una lactancia que no comienza bien, el no dormir… son muchas circunstancias que te pueden hacer sentir sola. Y no le pasa sólo a las primerizas, la llegada de cada bebé es diferente, ocurre en momentos vitales distintos, ningún bebé es igual y a veces hay que reaprender lo que ya sabíamos.

Si te sientes así busca ayuda, a lo mejor no la encuentras entre los tuyos, pero hay muchas mamás que se sienten así. A veces simplemnte expresar esos sentimientos sin sentirse juzgada sirve de ayuda. Y si ves que pasa el tiempo y la cosa no mejora, no lo dejes, se puede cronificar y para que tus hijos sean felices, lo primero que tienen que tener es una mamá feliz.

Si necesitas hablar. Aquí estoy para escuchar.

 

Buen fin de semana

4 comments Add yours
  1. Muchas gracias por este post. Para mí, esta soledad ha sido la mayor sorpresa que me he llevado de la maternidad. Imaginé que los demás tb entenderían y se adaptarian a mi nueva situación, pero no ha sido así. Y me he llevado sorpresa pq es algo tan obvio que no puedes hacer las mismas cosas, q no me explico como otros no pueden verlo.

    1. Gracias por tu comentario. Yo antes de ser madre tampoco me planteaba ciertas cosas. Pero a día de hoy me he dado cuenta que en según que circunstancias la maternidad te hace “perder” amigos, estar más sola, perder el trabajo, o tener que reducir horas porque si no no llegas a todo… Merece la pena, si, por lo menos para mi, pero tiene ciertas cosas con las que no había contado.
      Un saludo

  2. Es algo de lo que se debería hablar más. Soy primeriza, y mi hijo es lo mejor que me ha pasado en la vida. Todavía lloro cuando recuerdo estar sola y preocupada en la sala de reanimación, y aparecer una enfermera con una cunita, que cogió al bebé y me dijo: Mira, es tu hijo. Porque si, el bebé vino de nalgas y me hicieron una cesárea, posiblemente lo peor de todo. Acostada en una cama, sin poder incorporarme, sin poder acunar a mi hijo, ni reírme. Volver a casa a los 3 días, no poder apenas sentarte y no saber cómo darle el pecho, no poder mecerlo en brazos para calmarlo, ni bañarlo, ni salir de casa (porque el edificio no tiene ascensor y dos plantas es un mundo). A los 9 días se reincorpora mi marido al trabajo, y me quedo en casa sola, convaleciente y con un bebé, al que decido darle el pecho a demanda,con lo que eso implica y sin tener ni idea. Me sangra la herida,y los médicos me insisten en hacer reposo, y yo me siento impotente porque como se puede hacer reposo con un bebé recién nacido y sola.
    Ya han pasado 39 días y la constante en este tiempo ha sido la más absoluta Soledad. Impotencia y Soledad. No se rinde uno porque se aferra a una motivación superior. Creo que es la primera vez que hablo de esto. GRACIAS.

    1. Gracis a ti por compartir tu experiencia. Muchas veces hablar de soledad, depresión, tristeza… está mal visto, o nos da vergüenza… pero ni una cosa ni la otra, hay que hacerlo más visible, hay que hablarlo más.
      Parece que cuando estás embarazada y tienes al bebé todo va a ser color de rosa… y no, a veces no es así. Tú no estás recuperada, los días y las noches se juntan, el bebé no deja de llorar… YO con Oliver a los 10 días de nacer me desmayé con él en casa sola del cansancio, de no dormir con un bebé que no dejaba de llorar a todas horas… sólo se lo conté a mi madre por vergüenza, y me obligó a ir a su casa y quedarme esa noche a dormir mientras ella cuidaba del bebé.. cuando lo cuento ahora, según que gente me llama exagerada… porque “todos los bebés lloran” … En fin, yo tuve la suerte ese día pero después… los días, los meses fueron pasando y al final la que estaba ahí con el bebé era únicamente yo. Por supuesto que las cosas suelen mejorar con el tiempo, y tenemos una gran motivación, pero que es duro y que te sientes sola en este proceso no te lo quita nadie. Un abrazo, y aquí estamos para lo que necesites, aunque sólo sea desahogarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *