Diario de un parto. Óliver se adelantó

37 + 5 semanas, domingo 31 de agosto…de 2014
Cansada de oír que tenía la tripa muy alta, que me quedaba mucho para que Oli llegase, llevaba desde el sábado con una sensación rara… no estaba de parto, tampoco tenía unos dolores inaguantables, así que lo más seguro es que me estuviese preocupando por nada.

El sábado expulsé el “tapón mucoso” (para los que no sepan qué es, es una especie de flujo, más pastoso, como un moco, de color amarillento). Cuando se empieza a desprender con el embarazo tan avanzado supone que en horas o días lo más seguro es que nazca el bebé, pero no hay que salir corriendo porque como os digo pueden pasar días hasta que te pongas de parto… (con Lara lo expulsé dos semanas antes… y ahí no se movió nada) Eso a no ser que te pase como a mi, fisura de bolsa, una forma de romper aguas pero poco a poco. Cuanto mal han hecho las películas… yo tenía la idea de que romper aguas,poco menos, era parecer una fuente.. pero no, fue saliendo poco a poco ( si os pasa hay que ir al hospital y os dejarán ingresadas como precaución, no porque haya comenzado el parto, pero para prevenir infecciones del bebé os dejarán allí). Esto hubiera estado bien saberlo antes, porque yo, toda burra, me fui a urgencias sola, en mi coche y sin nada más. Por no tener, no tenía apenas batería en el móvil. Así que llamé como pude a casa y dije…. bueno que parece que me quedo aquí, que si eso vengáis a traerme las cosas…. como dice mi amiga Rocío son mis Arantxadas o lo que viene siendo, cosas que sólo me pueden pasar a mi.. y hay muchas.
Desde las 15.00 de la tarde que me dejaron ingresada, hasta las 12.30 del mediodía del día siguiente que vino al mundo Óliver pasaron las “peores” horas de mi vida.
Alabo a las madres que dan a luz de forma natural, sin ayuda, sin anestesia… Yo a las 12 de la noche comencé a quererme morir.
Hasta entonces había estado enchufada por vía a antibiótico porque en los últimos análisis confirmaron que tenía “estreptococo agalactiae” o lo que viene siendo una bacteria muy común que está en el intestino, pero que si da positivo en una embarazada, por precaución y para que no afecte al bebé te tienen que poner antibióticos. El caso es que a partir de las 12 de la noche no me pude volver a sentar, ni tumbar, hasta que me llevaron al box del paritorio. Solté todas las exclamaciones posibles, habidas y por haber que caben en la lengua española, me paseé durante horas… pero según la matrona esos dolores no eran nada… los tenía que haber pasado ella, a las 6 de la mañana y con 4 cm de dilatación consintieron ponerme la epidural.…el alivio más grande del mundo.. aunque al cabo del rato me volvía a doler… me pusieron otra dosis.. sólo me hizo efecto en la mitad, la otra mitad.. un dolor horrible.. me pusieron de lado para ver si bajaba… Total, que cuando llegó el momento del expulsivo.. estaba agotada y la epidural ya no tenía efecto, por lo que los dolores volvieron y ya no había para más…. al final tuvieron que sacar a Oli con ventosa y haciéndome una episiotomía, que cicatrizó perfectamente con los días y de la que no tuve mayor problema.
El resultado.. un bebé de 2.940 kg y 47 cm de puro amor. Eso si que es morir de amor! la sensación más increíble al tenerle en brazos. Aunque pienses muchas veces como será ese momento  durante el embarazo, nunca te puedes hacer a la idea de como va a ser. Pero después de eso se crea la gran pregunta, ya en el mundo… ¿y ahora qué?

Cuando un bebé nace, nace también una mamá…. y eso me pasó a mi…..

Y como cada parto es diferente.. aunque los míos han comenzado “parecido” si no lo habéis leído aquí el parto de Lara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *