Cosas que toda madre debería saber antes de tener un bebé (II)

Buenas de nuevo! Hoy seguimos con la serie Cosas que toda madre debería saber antes de tener un bebé,

No se si os pasa u os habrá pasado, cuando me enteré que estaba embarazada comencé a seguir semana a semana la evolución del bebé por página de internet, y revistas, lo “típico” en la semana 6 ya tiene no se que, en la semana 20 ya abre los ojos… (es un ejemplo, ahora mismo  de cabeza no sabría deciros que era capaz de hacer en cada semana…) creo que es algo que casi todas las madres hacen, lo que pasa que en la era de internet lo hacemos en modo “pro”, porque queremos ser unas mamis profesionales :), pero que no os engañen, yo me llevo 12 años de diferencia con mi hermano y cuando mi madre se enteró de que por fin iba a dejar de ser hija única compró unos cuantos libros para que, yo encantada, fuese siguiendo la evolución de mi buen hermano…pero en analógico. Lo malo de esos libros o esas páginas es que no te enseñan lo que pasa después, ni tampoco traen el famoso manual de instrucciones (espabilaburros) que deberían traer todos los bebés.

1. Depresión o tristeza tras el parto

Sí, existe, no es un mito y no es cuestión de que una sea más o menos fuerte. Un cambio hormonal tan grande tiene que tener alguna consecuencia. Además, mientras que esos cambios en el embarazo van surgiendo poco a poco, tras el parto es una buena torta.
Yo los primeros días lloraba por cosas tan absurdas como porque me dijeran que ya era mamá o que me quedaba poco par cumplir los 30. Son cosas que vistas con el paso de los días les ves poco sentido, pero me pasó. También hay que diferenciar lo que es unos días de tristeza a  lo que es una depresión más profunda. Que no os de vergüenza acudir al médico, pensad que son  muchos cambios en tan poco tiempo, el bebé requiere mucho esfuerzo y dedicación y a veces tropezamos y es necesario que nos ayuden a levantarnos.

2. Primeras visitas del bebé

Cuando Oli nació hubo un momento en que me junté con 17 personas en la habitación. Hacía unas pocas horas que había dado a luz y las primeras visitas fueron llegando. Se agradece ver a la familia, amigos, pero a veces esas personas no entienden que el bebé y la mamá están cansados. Yo llevaba más de 24 horas sin dormir, y Oli el pobre había pasado de estar agustito dentro de su mamá a llegar a un mundo que no conocía. Yo os recomiendo que en la medida de lo posible evitéis la aglomeración de visitas bien intencionadas, por lo menos el primer día. Ya habrá tiempo de conocer al bebé, y aunque crece rápido no tanto.

3. Intentar establecer horarios desde el primer día

Que cada bebé es un mundo, ya nos ha quedado claro. Que lo que vale para unos para otros no, también, pero en la mayoría de los casos intentar seguir rutinas que se adapten a los papás en vez de adaptarnos nosotros al bebé es o muy complicado o imposible como en mi caso.
Yo no he sido una persona nunca con unos horarios estrictamente establecidos, pero desde que soy mamá he sabido lo que es apreciar hasta una simple ducha, porque con el bebé no hay horarios, bueno sí los suyos, pero son muy anárquicos y no entienden de hora.
A mí una “mami” me llegó a decir que cuando sus bebés eran pequeños para acostumbrarlos la toma de la noche ( la de la madrugada), no se la daba para que se fueran acostumbrando a dormir desde recién nacidos del tirón. Me pareció y me sigue pareciendo una salvajada….

4. La baja laboral

Siempre he pensado que en España los días de baja laboral daban para poco. Ahora que soy mamá, se que esos días no valen para mucho. Sobre todo porque los primeros días te pasas la mayor parte del tiempo entre arreglar papeles, atender al niño… Además tonta de mí, siempre pensé que la baja duraba 4 meses… en realidad son 16 semanas, por tanto la teoría es que tienes que dejar a tu bebé antes de cumplir sus 4 mesecitos. Si encima os toca uno “difícil” como el mío, con alta demanda, el planteamiento no es sólo a qué guardería le llevo, sino a quién se lo puedo dejar, porque seamos realitas, si complicado es atender a un bebé de alta demanda cuando es tuyo… si tienes que cuidar al de otra persona…
Os habíais planteado estás cosas estando embarazada o cuando habéis pensado en ser madres? Hay muchas cosas más que me gustaría compartir, pero poco a poco! Si queréis contarme ¿Cuáles son las cosas en las que no habíais pensado antes de ser madre?
Un saludito!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *